IMPLEMENTAMOS SOLUCIONES

En el ámbito económico, nos encontramos a infinidad de personas desempleadas, si nos encontramos en esa situación por haber sido despedidos o por no haber sido incluidos en un ERTE por el COVID-19, podemos encontrar un supuesto no regulado por el Real Decreto del estado de alarma, que dice que, es necesario haber cotizado al menos 360 días durante los últimos 6 años para poder acceder a una prestación contributiva por desempleo. En caso contrario, se puede solicitar un subsidio por cotizaciones insuficientes.

¿Cómo podemos realizar los trámites necesarios si estoy confinado en casa? 

El propio ministerio de Trabajo a través de SEPE, tiene habilitados formularios digitales. Además, en el caso de la Comunidad de Madrid, han habilitado otro formulario para tratar de agilizar el trámite y poder acceder a la prestación cuanto antes.

Desde los Servicios Públicos de Empleo piden específicamente a los afectados por ERTE que no presenten solicitud de prestación por desempleo ya que será la empresa la encargada de hacerlo.

En el caso de estar afectado por un ERTE por causa del coronavirus y no haber cumplido los mínimos de cotización exigido, por ejemplo, si sólo se había completado un par de meses trabajados, sí se tendrá derecho a la protección contributiva por desempleo a personas afectadas por ERTE. Lo mismo sucede con los trabajadores temporales afectados por esta modalidad de cese temporal de trabajo. Trabajo también ha facilitado una guía para las empresas que no sepan cómo solicitar un ERTE para sus trabajadores.

Otro problema económico que podemos encontrarnos es la dificultad para comenzar un negocio, ya que es poco factible por el alto coste de los trámites que se necesitan al principio del proyecto y por las circunstancias que estamos viviendo. Para empezar, debemos de tener en mente una serie de retos a lo que debemos de hacer frente: como empresarios debemos ser conscientes del gran impacto que podrían tener nuestras decisiones en esta situación de coronavirus, y de esta manera ayudar a frenar la propagación del virus eficientemente mientras que también protegemos a nuestro equipo de trabajo. El reto más grande es encontrar la manera de hacerlo posible y mantener la productividad de la empresa en niveles altos.

Una de nuestras principales obsesiones es ver como crecen los indicadores más relevantes de la empresa, y casi que esto termina determinando el estado de nuestra empresa. El hecho de empezar a ver que, por situaciones ajenas a la empresa, estos números en la mayoría de los casos decrecen nos hará ponernos en una situación muchas veces desconocida, por lo que debemos de medir "nuestro crecimiento" enfocándonos en otros factores.

Con todo lo anterior, es difícil no entrar en pánico viendo todo el escenario tal cual está hoy. Uno de los retos más grandes con los que nos enfrentamos es el poder mantener la calma para poder tomar decisiones favorables en el mediano y largo plazo.

Esta situación podrá con seguridad acelerar la curva de mortalidad de las empresas en etapas tempranas. Sin duda los próximos no serán positivos en términos de ventas para la mayoría de las empresas, adicionalmente los mecanismos de financiación serán aún más difíciles de obtener y la inversión en etapa temprana será seriamente reducida.

Para superar esta crisis, será necesario explotar la recursividad y encontrar estrategias eficientes para lograr sobrevivir de nuevas maneras, y ese será uno de los retos más grandes.

Además, será indispensable hoy para sobrevivir pensar en ahorro, en modelos de negocio cada vez más sólidos y rentables y en la optimización del gasto. Cada peso en la cuenta hoy vale en doble o hasta más de lo que contaba hace unos meses.

Por último, el inversionista prefiere esperar, esta es una reacción lógica y repetida en las crisis, la inversión y la especulación se reduce mientras los riesgos se estabilizan un poco. Bajo esta lógica podríamos saber que en los próximos meses no serán los mejores para obtener financiamiento, y quienes lo logren tendrán que haber demostrado que la coyuntura no afectó su negocio, o que incluso pudo potenciarlo.

En cuanto al ámbito social encontramos problemas como la soledad, la discriminación y la dificultad de algunas personas para desplazarse al supermercado, farmacia o algún otro lugar.

Y por ello en cuanto a estos problemas intentamos buscar diferentes soluciones.

Para el problema de la soledad, en nuestro caso y con nuestras edades la única forma en la que podemos ayudar es realizando diferentes voluntariados en el que no haya más de 10 personas, si esa ciudad está en fase uno, o en la que no haya más de 15 o 20 personas si en esa ciudad están en la fase 2.

Aparte de la realización de estos voluntariados, en los cuales realizaremos diferentes actividades dependiendo del lugar al que vayamos serán unas u otras, también tenemos la oportunidad de que al saber mucho sobre internet podemos ayudar a las personas mayores que se encuentran solas en sus casas y no se les puede ir visitar debido a su estado de salud a que sepan utilizar un dispositivo electrónico para poder realizar videollamadas a esas personas a las que quieren ver pero no pueden.

En cuanto al problema de la discriminación observando las diferentes noticias que nos llegan a los lo largo de los días, como por ejemplo en caso de las dos señoras que no dejan entrar en una peluquería porque han estado en contacto con personas mayores en residencias. ¿Y cómo podemos solucionar esto? Pues mediante aplicaciones o redes sociales podemos dar tips o consejos en los cuales expliquemos que después de todo lo que hemos sufrido con esta enfermedad no podemos dejar de lado a aquellas personas que han dado sus vidas por el resto ya que después de esto deberíamos tener más humanidad y empatía.

Y por último ponemos solución al problema de que algunas personas no pueden desplazarse a lugares como el supermercado o la farmacia, estableciendo aplicaciones o dando a conocer aplicaciones que te llevan la comida a domicilio sin ningún tipo de contacto físico como por ejemplo Just Eat, o en el caso de la farmacia pedir voluntarios que hayan acabado su curso o que estén en paro y quieran realizar diferentes trabajos con sueldo o sin él y llevar a las diferentes casas esos medicamentos que ellos no pueden recoger.


© 2020 Agencia WEBX. P° de la Castellana 79, Madrid, 28046
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!